Buscar este blog

martes, 26 de marzo de 2019

DE TIMOS E TIMADORES NA MARIÑA.





Timar, aparte dun delito, é un arte. Non é sinxelo estafar, mantela mentira e convencer, ao incauto/a de que, por unha vez, a deusa fortuna tivo a ben mirarte.

Cando se tima hai que ter en conta os soños, os anhelos e os desexos das vítimas pois nuns casos debes de apelar a un sentimento de avaricia e noutros, simplemente, xogas coa inocencia.

Un caso de avaricia é o que lle acontece a un veciño de Fene, quen, gustosamente, entregara por carta a cantidade de 2500 reais a un señor de Valladolid.  Estes cartos eran para pagar a viaxe dese valisoletano ata o Ferrol, pois “ofrecía venir a designar el sitio, en los pinares de Tarrío, en que aseguraba hallarse enterrados 85.000 duros” (La Ilustración Cantábrica. 1882, 28 de febreiro).

Coa inocencia xogou un estafador coruñés, licenciado do exército, que cando veu que “varios quintos que se hallaban entretenidos contemplando el mar desde la playa de los Pelamios, vieron con sorpresa que un hombre que decía ser cabo de mar, les imponía la multa de dos pesetas por el delito de admirar una de las más bellas obras de arte de la naturaleza. Algunos incautos montañeses se dieron a correr, pero dos de ellos que quedaron en el sitio, después de recibir algunos bofetones de la mano del improvisado cabo de mar, tuvieron que darle dos pesetas, única fortuna que poseían”(Diario de Lugo,1884. 26 febreiro).

Na nosa Mariña, como non podía ser doutra forma, existiron timos; levados a cabo por homes e mulleres, tanto da Mariña como foráneos.

Vexamos agora algúns, conscientes, de que o número de estas estafas é maior.

No ano 1881 ingresaba no cárcere municipal de Mondoñedo “una mujer que al parecer perteneciente a la clase industrial, que intentó timar a otra, según oímos la cantidad de 500 reales”( El Correo Gallego. 1881, 14 de maio).

Seis anos despois o xulgado de Mondoñedo instruía dous sumarios “contra dos vecinos de aquella comarca por el grave delito de estafa a unos gitanos en la feria de San Lucas”( Crónica de Pontevedra. 1887, 28 xuño).

O ano 1892 é a data na que maior número de estafas puidemos atopar na prensa. Non son moitas, tan só tres (sen descartar que existan máis), pero son moi interesantes.

Comecemos pola que ten lugar no concello de Lourenzá a principios do mes de marzo. Nesta estafa hai unha mestura de inocencia e confianza con avaricia. Son varios os veciños de Lourenzá os afectados.

Os feitos tiveron lugar cando varios gandeiros da localidade “entregaron hace unos días a un sujeto llamado José Cuadrado, tratante en ganado, 18 bueyes con objeto que los vendiera en la feria que se celebró en Betanzos el día 1º.
Parece que en la misma no pudo realizar la venta, y entonces el Cuadrado se embarcó con los animales en el tren, con dirección a Madrid, en donde consiguió enajenarlos.
Los citados vecinos de Lorenzana esperaban que el tratante les abonaría la cantidad producto de la venta, pero hasta hoy aún no han recibido noticia alguna de él, ignorando su paradero” (El Eco de Galicia.1892, 10 marzo).


No caso que imos contar agora, que ten lugar no Viveiro do mes de abril, tamén se xoga coa confianza que a xente, inocentemente, deposita nun estafador.

A mediados do mes de febreiro chegara á vila do Landro un reloxeiro ambulante chamado Jean Maríe Rives. Comezara a traballar na habitación, que tiña alugada na pousada, compoñendo reloxos. Os prezos polos arranxos non eran elevados e o resultado moi aceptable, por iso a súa fama foi medrando por Viveiro, “poco después arrendó en aquella villa al señor Donapetry una tienda de su propiedad, situada en la calle de Pastor Díaz y corrió entre el vecindario la noticia de que iba a establecerse en la población. Timbró papel, encargó tarjetas con las señas del nuevo establecimiento y en los primeros días del presente mes, y después de haber recogido buen golpe de relojes, pretextó un viaje al Vicedo y se marchó tranquilamente sin que volviese a dar noticia de su paradero”.

Pasado un tempo prudencial, os que lle deixaran os reloxos comezan a sospeitar de que todo era un timo. Un deses afectados telegrafía a Ortigueira solicitando información sobre este home.

Dende a capitalidade do Ortegal responden que “el día 6 había salido para Ferrol un relojero ambulante, que se hacía llamar Julián Andís”.

Tratábase do mesmo suxeito, sen dúbida algunha, e por iso deciden denunciar os feitos ante o xulgado de Viveiro. Este  ordena abrir o taller do reloxeiro atopando “un reloj de pared y otro de mesa, ambos de escaso valor, y algunos útiles del oficio.En cambio se llevó seis u ocho relojes de oro, de bolsillo, algunos de considerable precio y gran número de relojes de plata”.

Era un estafador profesional, con varios nomes, e así, aparte dos nomes usados en Viveiro ou en Ortigueira, “en la lista de correos hay una carta a nombre de José María Rivas, relojero francés. Según parece el primer nombre José de Jean, es el que corresponde a un pañero ambulante, francés también, que estuvo en Vivero casi por los mismos días en que llegó su compatriota relojero”(El Correo Gallego. 1892, 28 abril).

Rematamos este ano cun clásico que ten lugar na comarca do Eo, na que “en las últimas ferias de Vega de Rivadeo dos forasteros dieron un timo a un paisano de aquella comarca, vendiéndole un frasco, que decían era oro molido, en 80 pesos. Examinado el frasco resultó estar encabezado con polvos de metal amarillo, siendo el resto munición y arena. Los timadores no han sido habidos” (Gaceta de Galicia. 1892, 19 de abril).

Dicimos que era un clásico porque este tipo de timo era moi habitual. Lembremos que no ano 1883, na prensa podemos ler “en las ferias de San Lucas de Mondoñedo una partida de timadores explotó en grande a los incautos, quienes regresaron a sus casas estafados y algunos con buen acopio de polvos de cobre que tomaron por oro molido”(Diario de Lugo.1883, 31 de outubro).

Pero si queremos asistir a unha estafa planificada, na que se ten en conta tódolos detalles, e que require unha boa dose de teatro, debemos de buscar a que levou a cabo Xenerosa Llenderozos Fernández. Esta muller, de 49 anos de idade e veciña da parroquia de San Xián de Vilaboa, traballaba como xornaleira, pero o xornal que gañaba non debía de ser abondo así que se dedicou a outra profesión. Segundo a prensa “soltera y jornalera, se dedicaba a buscar dinero prestado a nombre de diferentes personas sin que éstas le hubieran autorizado para ello; así mismo con el pretexto de que tenía un Padre Pasionista que le descargaba misas a 75 céntimos, una, recogía varias limosnas; al momento se procedió a hacer las convenientes averiguaciones que dieron por resultado a las 26 horas; que real y efectivamente, hacía 3 años la mencionada sujeta venía dedicándose a la estafa valiéndose de toda clase de engaños, haciendo muchas apariencias, hasta la de presentar un recibo firmado por el Padre Pasionista Jesús Andia Villar, en el que constaba haberle entregado 37 pesetas que en un todo resulta ser falso y al ir a pedir dinero para otros, les manifestaba les había parecido uno de la familia que había muerto y que no tenían más remedio que descargar misas, así es que ella tenía alarmado aquellos contornos arrojando en descubierto estafado hasta la fecha unas 10 personas, en 248 pesetas, creyéndose sean más por cuanto algunas parece recelan en descubrir por no ser molestadas a andar de una parte para otra a declarar ante los tribunales” (El Regional. 1899,18 de marzo).

Non me digan que non se trataba dunha estafa ben artillada e que compensa, porque si ben é certo que a estaban a xulgar por dous crimes, tamén o é que o fiscal solicitaba “por cada uno de los dos delitos una pena de dos meses y un día de arresto mayor”.

A mesma pena era o que pedía a fiscalía para o veciño de Viveiro, Bieito Palmeiro Armeiro, condenado polo mesmo crime, o 20 de xullo dese mesmo ano.

Quedan aquí reflectidas unha serie de estafadas que pulularon pola Mariña no século XIX. Non están todas, seguro que hai máis.

Non deixaron de cometerse estafas co fin do século, pois no XX, continuaron coas vellas costumes e con novos timos, pero iso xa é outra historia.


OS AMANTES DAS SASDÓNIGAS.



No 29 de abril de 1890 executaban detrás da ermida de Nosa Señora dos Remedios de Mondoñedo a Manuel Luxilde Castrillón, un dos seis culpables do crime de Santa Cruz do Valadouro. Non era a primeira vez nin tampouco sería a derradeira en que o patíbulo se asentaba na cidade episcopal.

Hoxe imos falar dunha desas execucións, a que tivo lugar no ano 1893.

Non somos os primeiros en facelo. Andrés García Doural xa menciona, aínda que moi de pasada, este suceso nun artigo sobre o Campo dos Paxariños (2015/20/08). Maior extensión lle dedica o actual cronista oficial de Mondoñedo, Antonio Reigosa, nun artigo titulado Lorenzo Huerta, un verdugo de lenda no Mondoñedo do S. XIX (2016/25/04).

Do que hoxe imos falar é do crime cometido por  Manuela Vidal, que asasina ao seu marido o 21 de outubro de 1891, na parroquia mindoniense de As Sasdónigas.

A vítima era Xoán Enrique Paz Castedo, un home oriúndo de Nadela que casara en primeiras nupcias con Xusta Cao Díaz, veciña de Sasdónigas. Posteriormente volverá a facelo con Manuela Vidal Fernández (oriúnda de San Pedro de Labrada).

O matrimonio de Xoán e Manuela emigra a Sudamérica buscando un futuro mellor. Despois dunha tempada a esposa e os fillos retornan a parroquia de Sasdónigas, mentres que o marido queda en América, procurando máis cartos para retornar. Manuela queda soa durante un ano, coidando da casa e dos fillos. Neste tempo coñece a Manuel Rivas, un veciño de Sasdónigas, solteiro e moito máis novo que ela.

Tralo coñecemento xorde o amor, tanto físico como carnal, que perdura ata a chegada do esposo.

Era habitual que xurdise o amor entre esposas de emigrantes e os seus veciños?

Habitual non era, mais tampouco extraordinario. Podemos lembrar ter lido o caso de Manuel Pérez, de 46 anos e veciño  de Palas de Rei, quen “aprovechándose que su mujer se hallaba en Buenos Aires, sostenía relaciones íntimas con Concepción Iglesias Barreiro, también casada y cuyo marido, lo mismo que la esposa de Manuel, se encontraba en la capital bonaerense” (El Correo Gallego. 1919, 11 de xuño). Esta relación extramarital rematou mal, pois Manuel acabará matando á súa amante cando esta decide poñer fin á  relación.

Deixáramos a Manuela Vidal  e a Manuel Rivas vivindo felices, mentres que o marido dela estaba en América. Pero un día decidiu retornar, e a súa volta rematou coa posibilidade de continuar véndose os amantes.

Se ben para a prensa do momento tódalas culpas recaen en Manuela, pensamos que neste crime actuaron os dous amantes, sendo ambos culpables no mesmo grao.

O crime, execrable coma todos, tivo lugar na casa marital, mentres o marido retornado durmía. Como testemuña a filla do matrimonio, que finxiu estar durmida, pero que contemplou, aterrada, como súa nai acoitelaba e daba morte a seu pai.

Será ela, coa súa declaración, a que condene aos culpables do crime “La sangrienta escena del crimen fue presenciada y referida mas tarde ante la justicia por una niña de cortos años, hija del matrimonio, que presenció el suceso desde un rincón, donde la colocó su madre creyéndola dormida”( El Correo Gallego. 1891, 22 de febreiro).

Tralo xuízo, a sentencia que os condenaba a morte. Os amantes recibírona  de maneira ben distintas: Manuela chorando “y tapándose la cara con un pañuelo blanco. Tenía 41 años, era buena moza y muy astuta”. Por outra banda, Manuel Rivas ”que era de elevada estatura, delgado y joven (de 24 años), oyó la sentencia con serenidad, pero muy pálido, sin inmutarse ni pronunciar palabra”. Ambos, unha vez coñecida a sentencia firme, foron trasladados do cárcere de Lugo ata  o de Mondoñedo, onde agardaron a súa execución.

Sabemos que al preguntar el juez a los reos si querían disponer algo, contestó Manuela: “Nada. Solo quiero salvar mi alma. No hago testamento porque… ¿para qué? No tengo nada. Unos trapos que tenía los di ya a los pobres, y cuarenta reales que constituían todo mi capital los he destinado a misas” (El Correo Gallego. 1893, 22 de febreiro).

O xornalista de El Regional puido entrevistar aos reos, a impresión que este tivo, quedou reflectida nun amplo artigo.

Segundo o xornal, Manuela  estaba custodiada nunha ampla habitación situada na parte alta do cárcere, con bastante luz, piso de madeira, cheminea e vistas ao patio central. Para o xornalista “Hay quien cree que Manuela Vidal es una mujer con mucha trastienda; pero a nosotros nos parece una mujer vulgar que no se ha penetrado aún de la gravísima situación porque atraviesa y que el día en que la pongan en capilla no va a resultar la valerosa mujer que algunos creen”.

 Ela, segundo o artigo, mostrábase enteira, falangueira e tranquila, mentres que o seu compañeiro de crime, que ocupaba un calabozo no piso baixo, amosábase aflixido e cun ánimo abatido que o mantiña tirado na cama sen falar con ninguén.

O xornalista preguntoulle a Manuela se estaba mellor aquí  ou no de Lugo, ela contesta que mellor en Mondoñedo porque “aquí, con los dos reales que le dan de socorro, come mejor que comía en esa, pues el rancho no lo podía tragar, especialmente por las tardes, en que a las mujeres se lo sirven después de los hombres, y por tanto en peores condiciones de por la mañana, que se lo suministran a ellas primero que a ellos”.

A chegada a Mondoñedo do verdugo, procedente da Audiencia de Valladolid, era o paso previo da execución. Tratábase de Lorenzo Huerta, o mesmo que viñera axustizar aos seis reos do crime de Santa Cruz do Valadouro.

Pese ás xestións que certas forzas mindonienses, contrarias á pena de morte, realizaron nos despachos oportunos, non foron quen de conseguir un indulto para ningún dos reos.

O día da execución entraron en capela, onde os visitou o bispo don Manuel Fernández de Castro, co desexo de dedicarlles certas palabras de ánimo e consolo nesas amargas horas.

Segundo declaraba a prensa, no momento de partir cara o patíbulo, Manuela estaba serena, resignada a morrer. Manuel, pola contra, estaba abatido, colérico, xa que segundo el era inocente. De feito fixo unha serie de revelacións ao doutor Ferreiro que o exculpaban, pero ao preguntarlle a Manuela ela negouno todo.

A derradeira comida dos reos foi caldo, chocolate, leite e viño.

Un martes, do mes de febreiro, ás oito horas e seis minutos da mañá os amantes das Sasdónigas foron executados no patíbulo.

 Dos reos, mentres estaban vivos, e dos seus corpos, con posterioridade, fixéronse cargo os irmáns da Venerable Orde Terceira Franciscana de Mondoñedo: “se ha reunido, acordando costear las cajas mortuorias; hacer una colecta pública para invertirla en sufragios por el alma de los reos; imponerles el hábito y recibirles la proposición de hermanos de la Orden a las cuatro horas de estar en capilla; acompañarlos procesionalmente con cruz y estandarte, al patíbulo; llevar los cadáveres en  hombros ocho hermanos al Cementerio y hacer que a la hora de la ejecución se dijeran dos misas rezadas en la catedral y otras dos en la ermita de los Remedios, inmediata al lugar del cadalso, por el eterno descanso de los desgraciados”.


domingo, 10 de febrero de 2019

CARTEIRISTAS NAS FEIRAS DAS SAN LUCAS.




San Lucas, 2016. Páxina www.mondonedo.net

A mar revolto, ganancia de pescadores”, de ser certa esta frase, que o é, as feiras das San Lucas son un mar revolto ao que acoden, e acudían, carteiristas a facelo seu agosto.

Ao ser a feira máis concorrida da Mariña e que a xente se aglomera entorno ao Campo dos Remedios favorece o choque entre persoas, feito que facilita o traballo deste tipo de ladróns.
Os carteiristas non son propios da actualidade, xa que os temos localizados dende finais do século XIX. Nestas festas abondaron tamén os timadores. No xornal Diario de Lugo do 31 de outubro de 1883 podemos ler como:“en las ferias de San Lucas de Mondoñedo una partida de timadores explotó en grande a los incautos, quienes regresaron a sus casas estafados y algunos con buen acopio de polvos de cobre que tomaron por oro molido”.

O carteirista é un tipo de ladrón distinto, a diferenza dos timadores, non xoga nin coa nosa boa vontade nin coa avaricia, simplemente agardan o intre onde estamos descoidados, carentes do estado de alerta no que debemos de andar, para levar a cabo o seu roubo.

A prensa do ano 1911 informaba da masiva afluencia de visitantes ás feiras, atraídos polo gando que se ía vender, tamén se daba conta da“abundancia de gitanos, churreros, baratilleros y vendedoras ambulantes”, entre outros, que alí se concentraban.

Ante tal aglomeración de xente non é de estrañar que acudiran carteiristas, pero alí estaba, para evitalo, o inspector señor Mariñas, e grazas ás súas ordes púidose deter “a dos carteristas de Pontevedra y Santiago, practicó cacheos, recogió varias armas blancas y de fuego”.
Dous anos despois, no 1913, ás San Lucas, segundo a prensa: “acudieron a aquel pueblo una infinidad de carteristas que cometieron numerosos timos. La policía consiguió detener a once amigos de lo ajeno”.

Para combatelos Mondoñedo contaba cos policías municipais Menéndez, Freire e Gómez, ademais de varios gardas civís; todos baixo o mando do xefe de vixilancia, señor Guiance.
Entre os once carteiristas detidos sobresaen “los conocidos y afamados Largas-Tierras, el Diego, el Chato de Orense y el Chato de Medina”.

Baixo o alcume de Chato de Orense ou de Monforte atopábase a figura física de Manuel Varela, veciño de Ourense. No mes de setembro de 1920 o gobernador civil imponlle unha multa de 75 pesetas, tras ser atrapado cando roubaba unha carteira. Multa que pagou no momento, sería por falta de cartos. Tres anos despois a multa será de 300 pesetas que, descoñecemos, se pagaría.

Resulta moi máis difícil poñerlle nome ao Chato de Medina, pois hai tres persoas, todos eles carteiristas e actuando polas mesmas datas, que responden a ese alcume. Estamos a falar de Casiano Collar Cabeza, que en 1916 tiña 26 anos e que morre en 1921, na estación do Norte de Palencia, cando intentaba subir a un tren en marcha escapando da policía. Un segundo con ese alcume aparece na prensa do ano 1918, tratábase de Armenio Collado. O terceiro era Antón Villar Molinillo, que no 1926 entraba na prisión de Santander.

San Lucas 2016. www.mondonedo.net

Ao que si resultou sinxelo poñerlle nome foi ao carteirista Largas Tierras, xa que na prensa dáse conta, con abundancia, das súas correrías. Respondía ao nome de Xoán Fernández Fernández.

Sabemos que en outubro do 1913 fora detido nas feiras das San Lucas, e tamén que en xaneiro dese ano o detiveran na estación de Santo Estevo (Ourense). Nun cacheo posterior a súa detención atópanlle unha navalla e unha pistola browning, por estas razóns foi encerrado no cárcere de Monforte, da que consegue fuxir “rompiendo para ello la puerta y destrozando la cerradura”.

Seis anos despois volve aparecer implicado nunha pelexa con armas entre varios carteiristas. Liorta que ten a súa orixe nun roubo cometido nunha casa, da que un tal Venerando se levou 4.000 pesetas e varias xoias. Confiado en que a policía non o iría buscar ata a súa casa invitou a tomar algo nela a Largas Tierras, que aparte de tomar varios viños, tamén se levou os cartos e as xoias.

Cando Venerando se da conta da falta decide levar ao seu compañeiro de tarefas a unha timba de cartas onde os demais carteiristas tiñan pensado roubarlle os cartos. Ao darse conta de que ía a unha trampa comezaron a pelexar os carteiristas e Largas Tierras, que resultou ferido de bala no abdome.

Ao ano seguinte, e para combater aos carteiristas, parte da sección de policía de Lugo marcha cara “a Mondoñedo durante las fietas de San Lucas, ha practicado varias detenciones de carteristas”. (Norte de Galicia, 1914, 22 de outubro).

Pero por moito que a policía de Lugo, a local mindoniense e a garda civil vixíen os carteiristas sempre atopan a quen roubar. Así nolo contaba a prensa de 1915: “A pesar de la estricta vigilancia de la Guardia Civil durante las fiestas, han realizado sus hazañas algunos carteristas. A una mujer le han sustraído 1500 pesetas y a otras varias personas algunas cantidades inferiores”. (La Voz de la Verdad. 1915, 22 de outubro).

No ano 1917 a prensa comenta a detención “de dos carteristas detenidos en el pórtico del cementerio y que se proponían hacer las ferias de San Lucas”. (El Progreso. 1917, 18 de outubro). Pero non só caeron eses dous carteiristas, xa que no mesmo xornal, pero na edición do día seguinte, podemos ler que “con motivo de estas ferias, fueron detenidos los carteristas José Parga, Carpio Rodríguez, alias El Quijote, Gervasio Rodríguez, Gregorio Martínez, Leopoldo Rey y Emilio Torres”.

 Algunhas veces a actuación da policía e da garda civil é tan efectiva que son quen de prender aos carteiristas antes de chegar a Mondoñedo. En 1925, a garda civil detiña na estación de tren de Solares a“Rogelio María de la Iglesia Sánchez, de 45 anos y tomás Peña San Pedro, de 34, ambos timadores que se proponían “trabajar” en la feria de San Lucas”. (La Atalaya. 1925, 20 outubro).

O ano 1935 foi o momento cume dos carteiristas en Mondoñedo. Nas festas dese ano actuaron un bo número deles da seguinte maneira: “Con blusas negras de ganaderos y sendas varas en la mano, pulularon por la feria y por entre los grupos compactos que llenaban la población, aprovechándose de los apretones para meter mano en los bolsillos. Otros vestidos de señoritos, hacían de ganchos, introduciéndose en los cafés, bares, tabernas y fondas, limpiando las faltriqueras y bolsillos que podían. Al dueño de un establecimiento le han sustraído cinco duros en cinco piezas, del bolsillo del chaleco.
La Guardia civil, a pesar de su actividad, no pudo evitar en absoluto el que operaran carteristas y timadores. En otras ocasiones fueron agentes de la secreta, policías diestros y conocedores de esa clase de hampones y maleantes los que detenían a tales individuos”. (El Pueblo Gallego. 1935, 29 de outubro).

Como vemos ás feiras das San Lucas acudían os mellores animais para a súa venda, os máis ricos homes e mulleres da contorna e os carteiristas máis renomeados.

Pero os carteiristas son unha pequena pincelada no fermoso  cadro que son as feiras e as festas das San Lucas.






martes, 15 de enero de 2019

1891 e 1892 OS MOTÍNS DE BARREIROS, CERVO, LOURENZÁ E TRABADA.


No ano 2008 a revista Semata: Ciencias sociais e humanidades sacaba, no seu número 19, un artigo de Antón Míguez Macho titulado Apuntamentos para un estudo da historia da violencia entre as clases traballadoras da Galicia urbana (1890 – 1936). Son 20 páxinas de interesante información sobre as protestas populares, entre todas elas salientamos o que aparece na páxina 185, na que podemos ler: “Este rexurdir da protesta popular tivo un importante expoñente no ciclo de motíns populares do verán de 1892 que se estenderon por toda Galicia (e boa parte de España), dende finais de xullo, durante todo o mes de agosto e alcanzaron, nalgúns casos, o mes de setembro. No caso de Galicia, foron seis os que se detectaron durante ese verán quente, en Noia, Pontevedra, Vigo, Ourense, Castrelo e A Fonsagrada. Segundo Vallejo Pousada, autor que ten analizado esta vaga de motíns, as protestas estarían motivadas polo odiado imposto de consumos, e terían todos os rasgos das que se viñan realizando dende moitos anos antes, pero comezaríase a apreciar a influencia da organización obreira nacente e dos seus modos de actuar propios”.
Remite o doutor Míguez, como fonte documental desta afirmación. á obra do profesor Vallejo Pousada titulada “Pervivencia de las formas tradicionales de protesta: los motines de 1892”, e que aparece publicada na revista Historia Social (1990).
Como non fomos quen de localizar esta publicación, descoñecemos se Vallejo Pousada, na relación de motíns do ano 1892, tan só menciona eses seis ou a lista é moito máis longa. Sopesamos a posibilidade (aínda que poidamos errar) de que a relación aportada por Vallejo sexa a mesma que cita Míguez. No caso en que a relación mencionada por ambos investigadores exclúa o motín de Cervo, este artigo ten unha poderosa razón de ser, e, de non selo, agardo que me perdoen.
O que si puidemos localizar na rede é o artigo de Vallejo Pousada, publicado na Revista de Historia de Economía, nº 2 (1996) titulado: “El impuesto de consumos y la resistencia antifiscal en la España de la segunda mitad del siglo XIX: Un impuesto no exclusivamente urbano”.
Tal e como podemos ler neste artigo o Imposto de Consumos incidía nos artigos de primeira necesidade. Para aplicar este imposto establecíanse varias categorías “según su número de habitantes, con tarifas más elevadas a medida que crecía el tamaño de las mismas. Nominalmente, por tanto, la carga fiscal era más elevada cuanto más grande fuese el núcleo habitado, porque, aunque se intentó la fijación de cupos para cada  municipio en función de los niveles de consumo, el criterio de los habitantes fue el único que se impuso en la práctica”. (px. 342)
Este imposto era un dos máis odiados, feito que provocou unha longa loita nas filas dos políticos liberais, e así, cada vez que os progresistas tocaban poder suspendíase. Pero este sistema impositivo resultou ser vital para as debilitadas arcas municipais, de aí que sexa restablecido.
No ano 1891 a situación do campesiño é insostible, tanto que só ve no motín, na revolta violenta, contra o pago deste imposto a única saída posible para poder, senón vivir ben, si sobrevivir.
Estes motíns estiveron caracterizados, tal como demostra Vallejo Pousada, por: “1) la espontaneidad, aunque con una  previa  e inorgánica  concertación  de voluntades, en la que desempeñó su papel el rumor; 2) el protagonismo y el liderazgo de la mujer entre los agentes de una protesta,  donde encontramos  al campesinado de las inmediaciones de los núcleos urbanos; 3) la violencia selectiva contra todo lo que personificaba y sintetizaba la odiosidad del impuesto; 4) la ausencia de politización en sentido estricto”.
Mencionamos anteriormente o noso descoñecemento do artigo, que sobre motíns do 1892, ten publicado Vallejo, pero todo nos fai pensar que non se fai mención nel nin aos motíns de Barreiros, Lourenzá e Trabada (1891) nin ao de Cervo (1892), en caso contrario, reitero a miña petición de perdón.
No xornal El Regional, do 18 de agosto de 1891 podemos ler:  “Dice Las Riberas del Eo, que con motivo del gravamen de especies de consumos se produjo un motín el día 14 en San Cosme de Barreiros, y parece que, gracias a la oportuna intervención de la guardia civil, se libraron del riesgo que corrieron algunos concejales de aquel ayuntamiento, que resultaron heridos de palos y pedradas, especialmente el comandante retirado señor Gómez.
El colega ha oído encomiar el comportamiento de los cuatro individuos de la benemérita, pertenecientes al puesto de Rivadeo, quienes, con la mayor prudencia consiguieron sofocar el tumulto, evitando las numerosas desgracias que pudieron ocurrir entre aquella imponente falange de hombres y mujeres, cuyo número se hace ascender a mas de 2.000. (…) Comentarios del colega citado: “ el mal va tomando serias proporciones, y no es de extrañar dada la situación del agobiado contribuyente. Un día estalla la explosión en esta villa; más tarde en Lorenzana; después en Trabada, ahora en Barreiros y ¡quien sabe en que parará!.
Pero el gobierno sigue tan tranquilo, sin que le importen un ardite estas manifestaciones del oprimido. Lo que le importa ahora es el viaje del Duque de Tetuán y la vuelta de Romero”.


Debemos de aclarar que a prensa desta época (igual que acontece en moitos medios actualmente) era tan partidista como esaxerada. De aí que ese número de 2000 persoas deba de responder máis a unha esaxeración que a unha realidade, tal como veremos no caso de Cervo.
O xornalista Teodoro Ferreiro, o 24 de agosto de 1891, escribía un artigo no que relataba a súa viaxe pola Mariña e tódalas cousas salientables que nela había (Gaceta de Galicia 1891/24/VIII) O fin debía de ser a promoción turística desta nosa zona, por iso non entendemos, que entre o máis salientable, sinale que: “se encuentra en Rivadeo, una compañía de infantería con motivo de restablecer e orden a los amotinados del ayuntamiento de Barreiros, por la cuestión de arriendo de consumos”.
Os motíns de Trabada e Lourenzá tiveron lugar con anterioridade ao de Barreiros.
Sabemos pola prensa que a principios de xullo de 1891 en Lourenzá: parece que los ánimos están algo excitados con motivo del arriendo de consumos, que rechazan en su inmensa mayoría los habitantes del distrito.
Con tal motivo algunos chiquillos, excitados por mujeres del pueblo, armaron una gritería infernal, dando mueras al arriendo y al alcalde. Para el domingo se prepara una manifestación de protesta”. (Xornal El Eco de Galicia. 1891, 3 de xullo)
Non estamos en condicións de afirmar ou negar a realización desa manifestación, pero o ambiente era tenso, razón pola cal as autoridades solicitaron unha maior presenza da garda civil. Sabémolo porque no xornal anteriormente citado, do 16 de xullo, podemos ler: “La fuerza de la guardia civil que, con objeto de conservar el orden en la subasta del arriendo de consumos celebrada en Lorenzana el 12 del actual, se había reconcentrado en dicho ayuntamiento, ha regresado a sus respectivos puestos, despues de ahber tenido efecto aquella sin la menor novedad”.
No concello de Trabada o motín tivo lugar a fins do mes de xullo:se promovió el 25 del actual un motín, que ocasionó algunos heridos efecto de las pedradas que arrojaron al interior de la casa consistorial en el acto de intentar celebrarse los conciertos gremiales de las especies que se consumen en aquel municipio. Los amotinados rompieron cristales y forzaron puertas.
Del hecho está conociendo el juzgado de instrucción del partido de Rivadeo”. (Xornal El Lucense. 1891, 30 de xullo e tamén no El Eco de Galicia do 29 de xullo)
 Ao ano seguinte, no mes de agosto, teñen lugar unha serie de levantamentos populares contrarios ao imposto de Consumos, un deles ten lugar na parroquia de Cervo.
Vexamos o que nos conta a prensa do momento.
O motín cervense tivo lugar o día 23 de agosto, aínda que na prensa non sae ata os días 29 e 31 (ata agora non achamos noticias en datas anteriores). Resulta curioso que a primeira das noticias que atopamos (día 29) faga referencia ás persoas detidas e non fale do motín.
O xornal Gaceta de Galicia sacaba, o 31 de agosto, unha breve reseña sobre os sucesos acaecidos coas seguintes palabras:“En Vivero y en Cervo se amotinó la gente días pasados por cuestión de consumos.
La casa consistorial de Cervo fue asaltada por tres mil personas que rompieron las puertas y ventanas y cometieron toda clase de atropellos.
También apedrearon las casas de dos particulares y en especial la de don José María Crego.
Las autoridades pidieron a Lugo fuerza para sofocar el motín. Allá fueron varias parejas de la Guardia Civil que lograron someter a los revoltosos sin necesidad de disparar un tiro ni causar desgracia alguna”.
Pola súa contra o xornal El Regional sacaba nesa mesma data unha extensa noticia, bebendo da fonte documental do xornal El Eco de Vivero. Segundo aparece na prensa: “El 8 del corriente era el día señalado para la subasta de arriendo a venta libre de los alcoholes, licores y carnes y en este dia ya se produjo un pequeño alboroto por gran número de mujeres del puerto de Burela, alboroto que no tuvo consecuencias, si bien hubo de costarle la vida al comerciante de San Ciprian, don Ramón Cordido, que se hallaba en Cervo casualmente, y que fue tomado por las alborotadoras como rematante del impuesto. (Consultado, telefonicamente o  Rexistro Civil do concello de Cervo non aparece a partida de defunción de ningún Ramón Cordido. Iso non quere dicir que non morrese. Puido morrer e non ser anotado no rexistro civil ou ben, pode ser que resultase ferido e que non chegase a morrer, debéndose a súa morte a unha esaxeración da prensa)
Se anunció la segunda subasta para el martes, y desde entonces por todas las parroquias, algunas personas malévolas hicieron correr la especie de que iba a subastarse no solo los alcoholes y las carnes, sinó también el trigo, centeno, maíz, patatas, etc. Esto produjo tal excitación en el ánimo de los habitantes de Cervo, especialmente en las mujeres, que el día del remate, se presentaron ante la casa ayuntamiento más de 300 armadas de palos y piedras.
A las dos de la tarde, hora señalada para la subasta, salieron acompañados de la guardia civil, desde la casa del secretario don Justo Basanta, éste, el alcalde don Santiago Álvarez y varias personas más, para dirigirse al Ayuntamiento que está instalado a poca distancia y fue en este momento cuando comenzó el desorden.
Las mujeres la emprendieron a pedradas con dichos señores, y la primera piedra que hizo blanco fue a dar en la espalda del Alcalde, que cayó echándosele encima aquellas furias que seguramente le hubieran asesinado a no intervenir oportunamente algunas personas que le facilitaron la salvación por la casa de don José Balmayor.
El secretario, con la guardia civil, entró en la casa Ayuntamiento, donde se sostuvo hasta que las amotinadas derribaron las puertas, salvándose entonces huyendo por una ventana y atravesando el río bajo una lluvia de piedras.
Las mujeres, una vez dentro del Ayuntamiento, se apoderaron de todos los papeles que vieron a mano, rompiéndolos y arrojando unos al río y otros al camino, en donde aún anteayer tuvimos ocasión de verlos en pequeños fragmentos. Recomponiendo estos encontramos gran número de ejemplares de la Gaceta y el Boletín Oficial, actas de sesiones de varias épocas, y parte del expediente de subasta de consumos que dio ocasión al motín.
En la puerta del ayuntamiento, completamente destrozada, homos visto un enorme montón de piedras de gran tamaño.
El motín duró aproximadamente dos horas. Las amotinadas quisieron apedrear la casa de don Carlos Correa, y comenzaron a tirar contra la del Secretario, en la que rompieron algunos cristales y dirigiéndose después a la don José María Crego causaron en ella destrozos de consideración.
La guardia civil, impotente para contener el tumulto, procuró calmar los ánimos sin hacer uso de la fuerza. A esto se debe que el distrito de Cervo no tenga hoy que lamentar infinitas desgracias.
La calma, se ha restablecido por completo, y ahora comienzan los arrepentimientos.
A muchas de las mujeres que tomaron parte activa en el motín hemos oído confesar que han sido engañadas. Su temor, ante la idea del castigo a que se han hecho acreedoras es grande”.
Dous días despois destes sucesos, o día 25 de agosto, e tras “una activa e incesante persecución” foron detidas varias mulleres, acusadas de formar parte do motín.
Tendo en conta que son arrestadas na parroquia de Lieiro, a escasos quilómetros de onde tivera lugar o motín, e dous días despois, coidamos que: ou ben elas non se escondían ou ben, a persecución non foi tan incesante nin tan activa.
O xornal El Eco de Galicia (1892, 29 de agosto) aporta a seguinte relación de detidas, todas veciñas de Cervo: “Carmen Martínez Ben, Carmen García Rodríguez, Concepción Paleo,  Francisco Fernández, Josefa Rey Castro, Clotilde Rubiños Paleo y Vicente Pita, como presuntos autores del motín que tuvo lugar el día 23 del corriente en aquel término, con motivo del arrendamiento del impuesto de consumos”.
Este suceso tamén foi recollido polos xornais La Democracia (Salamanca, 27 de agosto); Crónica Meridional (Almería, 27 de agosto) ou El Isleño (Palma de Mallorca, 1 de setembro)
Para coñecer, en profundidade, a vida destes cervenses que sufriron a choiva de pedras, recomendamos a lectura do libro escrito por Francisco Piñeiro González (publicado polo concello de Cervo no ano 2017) titulado: “Centenario Escolar de Cervo. 1917-2017. Crónica Histórico-Literaria. Parroquia de Santa María de Cervo”.
Ao longo das súas páxinas asistiremos ao motín de 1892 e a unha pormenorizada investigación sobre as vidas dos cervenses antes citados, e ás súas relacións familiares coa emigración.















viernes, 23 de febrero de 2018

BRUXERÍA OU CONTROL SOBRE A MULLER ?



Neste artigo imos falar do comportamento da Inquisición con certas mulleres que foron xulgadas nos seus tribunais e, previamente, torturadas nos seus cárceres segredos.

Se ben a acusación xenérica era a de bruxería, veremos como baixo este título se agochan non comportamentos heréticos, senón que responde máis ao desexo de control que o varón exerce sobre a muller. Sabemos que a igrexa católica, descoñezo nas outras relixións, reserva para a muller o papel de esposa e nai; papel sempre subordinado á figura do varón, primeiro o pai e despois o marido.

Para levar a cabo este artigo empregamos o xornal Efemérides del Reino de Galicia así como certos preitos sobre bruxería que se poden consultar na páxina pares.meu.es e algunha noticia sobre este tema sacada da prensa dixitalizada que podemos atopar na rede.

Comezaremos cunha efeméride do mes de agosto de 1602. Nesa data lévase a cabo un auto de fe, na cidade de Santiago, contra: “la infeliz Catalina Fernández de Castrillón, vecina de Coruña y de edad de 24 años”. Catarina cometeu un crime para, segundo a opinión da época, non había perdón posible; foille infiel ao seu marido, e froito desa infidelidade tivo un fillo. Sabémolo porque se nos di que: “Esta rea en el último término de su embarazo fue conducida de la Audiencia Real a las de Santo Oficio de Santiago, en donde dio a luz un hijo”. Poñámonos por un intre, se é que podemos, na pel de Catarina, embarazada no cárcere onde da a luz, agotada polo esforzo, pola fame, polo frío e pola penuria coa que se vivía no cárcere daquel tempo e co peor aínda sen pasar. Porque pouco despois de parir “salió al auto con insignias de casada dos veces y le fueron dados 100 azotes, a la vergüenza pública con destierro por cuatro años”. Non sabemos se lle permitiron levar consigo ao neno que parira.

Cando o varón era o infiel a actuación, tanto da sociedade como da igrexa, era ben distinta, algo que veremos nun posterior artigo onde se falará das barraganas e dos curas párrocos con fillos ilexítimos, pero recoñecidos pola sociedade.

A morte dun fillo provoca tal dor nas nais que leva a algunhas a culpar da morte do seu fillo a outras persoas. Así acontece no ano 1609 cando vemos como Catarina de Regueira, veciña de Santa María de Guimaraez, estaba presa no cárcere da Inquisición: “acusada de que mataba los niños y era bruja. Una vecina suya declara que en la noche en que le había muerto un hijo suyo, se había peleado con una persona en carnes, que al principio pareció como galgo y después la viera ir cubierta con una sábana”. Semella máis un caso de envexas e loitas entre veciñas que un de bruxería.

Un caso que me chamou poderosamente a atención ten lugar en xullo de 1621. Segundo o xornal Efemérides no cárcere da inquisición estaba presa Catarina Pernas, “por supuestos delitos de brujería”. Unha testemuña declaraba ante o tribunal que: “llamando á la rea para que le curase unas vacas, en el camino y siendo de noche le advirtiera no pronuciase el nombre de Jesús por cosa que viera; y luego desapareció volando como un pájaro y se le puso delante un animal como un castrón con tres cuernos, que también desapareció al llegar cerca de la casa”. Resulta ser un relato bastante incrible que debe de agochar outra realidade. Sobre ela fai mención a rea, quen confesa: “que el Comisario delator era su enemigo porque hacía dos años que procuraba fuese tercera para con su hija llevándosela a su casa, y por no acceder a tal crimen había el Comisario hecho la información amenazando a los testigos”. O crime de Catarina foi negarse a levar a súa filla á casa do comisario para que copulase con ela, a pesar de que ela non quería. Que nai non cometería ese crime?.

Pero esta muller estaba no cárcere da Inquisición, e nel había de todo, menos misericordia. Catarina foi torturada sen piedade, pero mantívose firme na súa decisión e no seu relato, non confesou o que lle pedían que confesase porque era mentira: “puesta en el tormento la rea anterior, perseveró en la negativa, a pesar de la dureza de los dolores, y dándosele por tres días consecutivos, pidió segunda declaración de los testigos, los que se retractaron”. Temémonos que despois da retractación das testemuñas o Santo Tribunal non levou a cabo iniciativa ningunha contra o mencionado comisario copulador.


O 3 de decembro de 1626 ingresaba no cárcere da Inquisición Catarina da Igrexa, unha veciña de Coiro. Para quen non saiba onde está Coiro, estas verbas ditas polo padre Sarmiento en 1745: ”Se dice que las brujas se reunían al pie de una fuente en el arenal de Coiro, y que la campana servía para conjurar a las brujas y exorcizar a la “estadea” o “compaña” de ánimas del Purgatorio. Se creía que esta campana tañía por sí sola cada sábado para convocar al aquelarre”.

A xustiza segrar desa vila condenara a Catarina morrer na fogueira, posteriormente será trasladada a Santiago, e no cárcere da Inquisición: “Confesó en el tormento ser bruja y tener pacto con el demonio con quien se habla ... y fuera en compañía de muchas brujas en figura de gatos a matar criaturas llevándolas el diablo en figura de castrón”.

Despois de confesar ser bruxa Catarina: “revocó su confesión diciendo la obligaran con los acervos dolores del tormento; pero volvió a confesar de nuevo puesta en el”. O día 6 de marzo de 1627: “después de un año de prisión, contra Catalina de la Iglesia, vecina de Coiro, de edad de 40 años, casada con el marido y con el demonio. Salió a la misa mayor de la catedral de Santiago, con hábito penitencial e insignias de bruja, y leyéndose su sentencia con méritos, abjuró los errores y se reconcilió en forma quitándose el sambenito en la sala de la audiencia”. Lembremos que de preto de Coiro é tamén a famosa bruxa María Soliña, que pasou polos cárceres da Inquisición no ano 1621.
En setembro de 1639 en Santiago de Compostela celébrase un auto de fe contra Inés Díaz, veciña de Monforte de Lemos e de 32 anos. Estaba acusada de ser xudaizante e venerar a Santa Esther, todo iso porque se negaba a comer touciño e a rezar as oracións na igrexa. Esta negativa levouna ata o cárcere onde: “se le puso a incospetu tormentorum hasta desnudarla, y declaró contra seis cómplices, desmayándose dos veces en la cámara del tormento”. Quen non faría o mesmo para que rematasen coa tortura?.

En outubro de 1650 Madalena das Pereiras, tamén de Monforte, estaba no cárcere onde foi:“puesta a tormento y después de desnudada, dijo: “que una paloma blanca viniéndole a la mano, le picara un poco de ruda con la que curaba toda clase de enfermedades, porque había sido el Espíritu Santo”.

Vezamos que tormento lle aplicaron: “Habiéndola ligado el verdugo a la silla y puesto la mancuerda pidió misericordia, y al dar la primera vuelta se rompió el cordel y se puso otro”. Despois de padecer o inferno da tortura e de confesar todo o que eles querían que confesase: “Fue votada a salir a una iglesia en forma de penitente con una soga al cuello y se le diesen 200 azotes, con destierro de seis años”.

Supoño que cando te torturan o grao de dor que experimenta o corpo debe de ser tal que confesas o que che din, simplemente para que se deteñan. O grao de dor que se imprimía na tortura era un tema que preocupaba ao Santo Tribunal e por iso no ano 1654 os inquisidores da cidade de Santiago solicitan: “al Consejo de la Suprema, acerca de los tormentos de mancuerda, vuelta de trampa, potro, garrucha y otros, usados en aquel Tribunal, quejándose del poco dolor que dan y suplicando licencia y permisión para usar el tormento de la trampa o trampazo que usaba la inquisición de Córdoba”.   Sen comentarios.

Da páxina pares.mcu.es sacamos este xuízo contra Francisca Godoy, veciña de Vigo, e que ten lugar no ano 1776.

Francisca foi denunciada polo cura párroco de Santo Tomé de Freixido, Antón Rodríguez Noguerol, para que na mencionada Francisca :“havia muchos años se hallaba ilusa o endemoniada con cuio motivo trahia engañadas muchas gentes asegurándolas que el demonio, de que estaba posehida se llamaba Belzebú, que este no le da licencia para confesarse ni oir misa… que asi mismo le revela muchas cosas ocultas y por venir, por lo que iban personas de distintas partes a consultarla”. Cando consultaban a Francisca esta podía responder no mesmo momento ou mandarche vir ao día seguinte; así nolo conta o cura delator: “los manda volver otro dia, pues para ello dice necesita preguntar a su huespes … teniéndola los ignorantes por sabia o adivina, dándola mas crédito que si fuese un evangelio”. Tal vez, a razón da denuncia sexa porque lle fan máis caso a ela que ao cura. Sexa como fose o delator presenta unha serie de testemuñas para corroborar a súa afirmación.


Unha delas é Gabriela de Rivas, de 25 anos, quen confesa ter oído que Francisca estaba poseída: “dicho demonio Belzebu y que ni puede oir misa, rezar el rosario, ni confesarse”. Sobre que certas persoas acudían a ela buscando cousas desaparecidas como enta o caso dun home que se presentara na casa da testemuña buscando a morada de Francisca. Estando xa coa suposta bruxa este home quixo saber: “donde hallaría una vaca que se le había perdido y le respondio la reo que aguardase un poco que consultaría a su amigo y se lo diría; y pasado un breve rato le dixo que la baca se le havia metido una bruja en un oído y se havia pasado a la feligresia del Viso, junto al puente de San Payo que fuesse luego allí y la encontraría y que hallada bolbiere a darla parte”. Descoñecemos se a vaca estaba onde ela dixo e si o home volveu para agradecerllo.

Outra testemuña é Baltasar Fandiño, alguacil do xulgado, de 80 anos, quen confesa que Francisca, debido á súa fama: “muchas veces hace sus salidas del Pais a donde la llevan varias personas para sacar minas y curar enfermos”.

Sorprendente é a declaración de Magdalena Rivero, de 52 anos, que confesa que no ano 1772 acudira ante Francisca buscando saber quen lle roubara unha serie de cousas da súa casa; Francisca contestoulle: “que la habían robado Maria Tamaño y sus hijas: Benita, Antonia, Maria y Dominga, residentes en aquella feligresia al tiempo de la consulta, pero quando sucedió el robo que eran vecinas de Fornelos de Montes, a lo que respondio la testigo que no podía ser pues no estaban en aquella tierra, a lo que respondió esta reo que desde Fornelos habían ido a robarla. Y tamben la dixo que la enfermedad que padecia la declarante procedia de haverla dado al expresada Tamaño y sus hijas cierto enramado en un poco de pan hechado en vino a tiempo que la declarante estaba cosiendo en casa de las sobredichas, y se acuerda la declarante que estuvo en dicha casa trabajando de costura dos días y en uno la dieron vino, con lo que se hizo fuerza lo que la dixo esta reo”.

Podemos crer o que queiramos, que ben Francisca tiña poderes para ver no pasado ou ben, tal vez o máis correcto, que sabía, porque a oíra, que estivera cosendo en casa desas mulleres e sobre ese dato inventa todo un suceso. Podemos crer o que queiramos.

Vimos anteriormente como Catarina Pernas superaba, en 1621, os tormentos que os torturadores lle fixeron pasar para confesar, cousa que non fixo. Tamén vimos como aos membros do Santo Tribunal lles preocupaba, inmensamente, que os elementos de tortura que empregaban non provocasen tanta dor como eles querían. Mais tamén, logo apareceu un dito, en primeiro lugar, despois lenda e rematou por converterse en feito probado, segundo o cal as mulleres torturadas eran capaces de superar a dor por intercesión do demo. Na segunda década do XIX, na cidade de Nápoles: “se introdujo la costumbre de rapar las partes púdicas a las mugeres para examinar si escondían alguna papeleta brujal, habiendo manifestado la experiencia que una mujer que había resistido el tormento tenía ocultas en ellas aquellas papelitas, que da el diablo para hacerse uno impasible, las cuales habiendo sido recogidas y puesto nuevamente en el tormento á la bruja confesó de plano. Bien es sabido el caso que corrobora la ignorancia de los inquisidores, de haber dado un salvo conducto a la persona que vino a Galicia en busca de un brujo que desechizase a Carlos II”. (Do xornal El Ciudadano de la Constitución, 27 marzo 1813).

Sobre o tema de rasurar as partes púdicas dunha muller que sufría tormento buscando as papeletas do demo non é máis que outra gota no vaso da esaxeración dos métodos  de vexación empregados polo Santo Tribunal.


No que si quero determe é na segunda parte do comunicado, no referente ao enfeitizado rei Carlos II e da necesidade de ter que vir a Galicia a buscar un meigo, feito que sinala a fama das nosas meigas e meigos.

Resulta que non é o único rei enfeitizado, tamén, segundo tradición popular o estivera Felipe IV.

En pares.mcu.es hai un interesante preito contra Ana Lezcano, veciña de Hernani, que foi denunciada por bruxa o 28 de setembro de 1641. Esta Ana aseguraba estar posuída, segundo confesou nun exorcismo que lle practicaron, por varios demos:somos treze capitanes cada uno con seis mil millones”. Cando o exorcista lle preguntou aos demos por que non mataban a Ana eles responderon que a misión da muller posuída era a de denunciar a outra bruxa de Hernani, a Mariana Viso. Segundo declaran os demos por boca de Ana, esta Mariana quería casar a un home cunha amiga súa, pero este elixiu como esposa a Ana Lezcano. Mariana contrariada: “en vengança dio perseguir a esta criatura y la hechizo a los quatro meses de su casamiento aplicandole veneno de araña  y otras cosas dañosas con intento de matarla”.

No exorcismo Ana foi preguntada por varios temas, dos que falaremos posteriormente, pero o que me sorprende é o que afirma o cura párroco, presente no exorcismo, cando di que Ana: “y respondia a los que se le preguntaba en latin y vasquence”. A miña sorpresa radica en que empregase o latín para responder, non o seu idioma natal, o euskera.

Ana levaba catro anos enfeitizada, xa pasara por varios santuarios para curala, e o seu marido:la ha llebado a muchos santuarios y hizo traer a un clerigo exorcista de Navarra llamado don Pedro (1) , el qual  la conjuro en tres o quatro dias en el convento de monxas de San Agustín”. Ningún dos remedios buscados tivo o efecto desexado. Ana parecía que ía ben ata que un día na misa dominical, despois de cantar do Te Deum: “se lebanto y en dos saltos llego de entre todas las mugeres donde estaba la dicha Mariana Viso y al asio fuertemente y quisso llebarla al altar mayor llamandola hechicera”.

No posterior exorcismo interrogatorio ao que será sometida Ana Lezcano declara que os demos querían que denunciara a Mariana Viso, que a inquisición a apresase: “y se llevase presa a la hechicera y que ella declarara contra otra mayor que avia en Madrid quien era y esto cumplia a la salud del Rey nuestro señor que estaba hechizado y el conde Duque se entendia con la hechizera”.

Semella máis que Ana, para desgracia dela, estaba transtornada e que entre os seus delirios figuraba Mariana Viso. Descoñecemos como rematou este asunto, pero aseguro que si atopamos algo máis sacarémolo á luz, se o demo nolo permite.